Cómo el ordenador se adapta a la evolución del puesto de trabajo

Comparte la noticia

En un encuentro ejecutivo organizado por ByTIC en Sevilla de la mano de LG Electronics, algunos responsables de diferentes administraciones púbicas debatieron sobre cómo intentan dar respuesta a este escenario cambiante.

Carlos Canitrot, jefe de consultoría de AdjudicacionesTIC, compartió su visión sobre la transformación digital en la administración pública. Según Canitrot, “la tecnología no es solo un sector más de la economía, sino una fuerza transformadora que afecta a todas las áreas de la industria”. Canitrot destacó que “la digitalización ha llegado para quedarse y la Junta de Andalucía no es ajena a esa transformación”. Sin embargo, también señaló que este cambio trae consigo una serie de desafíos que afectan tanto a los empleados públicos como a los servicios que se ofrecen a los ciudadanos.

Uno de los principales es la falta de infraestructura tecnológica adecuada. Canitrot aseguraba que “es uno de los problemas más grandes que afecta ahora mismo a las empresas públicas y a la Junta de Andalucía”. Según él, las limitaciones presupuestarias son el principal obstáculo para avanzar en la mejora de las infraestructuras.

Otro desafío importante es la brecha digital entre los empleados. Canitrot explicó que “no todos los empleados tienen el mismo nivel de habilidad digital. Hay quienes son unos cracs en tecnología y otros que apenas se manejan con el correo electrónico”. Esta diferencia puede causar muchos problemas, como errores en el manejo de información o una baja productividad.

Además, Canitrot mencionó la capacitación insuficiente como otro desafío. Según él, “la Junta ha reconocido que la capacitación es clave, pero todavía hay mucho por hacer. Muchos empleados no reciben la formación necesaria para manejar las nuevas herramientas digitales”.

Canitrot también habló sobre los riesgos de ciberseguridad que trae la digitalización. Según él, “la Junta de Andalucía maneja una gran cantidad de información muy sensible y esto la convierte en un blanco atractivo para los hackers. Sin una ciberseguridad robusta, los datos pueden ser vulnerables a robos y ataques”.

A pesar de estos desafíos, Canitrot también ofreció soluciones. Propuso invertir en infraestructura tecnológica, ofrecer capacitación continua, fortalecer la ciberseguridad, promover una cultura de cambio, gestionar la información de manera eficiente, mejorar la comunicación y la coordinación, y cuidar la salud mental de los empleados.

Finalmente, Canitrot concluyó que “estamos en un momento crucial. La tecnología avanza rápidamente y ofrece oportunidades para mejorar la vida de las personas. Pero estas oportunidades solo se materializarán si tomamos decisiones informadas y estratégicas”. Según él, “las TIC no son solo herramientas tecnológicas, son catalizadores de cambio. Podrían ayudar a nuestras organizaciones a ser más eficientes, más accesibles y más respetuosas con las necesidades de los ciudadanos”.

Acuerdo marco y benchmarks

En el encuentro, que contó con la participación de varios expertos en tecnología y administración pública, se compartieron puntos de vista sobre la transformación digital en la administración pública. Juan Carlos Rubio, responsable de servicios TIC en el Servicio Andaluz de Salud, explicó que a la hora de elegir una solución para el puesto de trabajo “depende dl dispositivo y del tipo de perfil que lo va a utilizar”. Según él, el rendimiento del equipo no es tan relevante ya que todas las aplicaciones están virtualizadas. Sin embargo, reconoció que hay desafíos, especialmente en términos de necesidades especiales para ciertos roles y la variabilidad en las habilidades digitales entre los empleados.

José Muñoz, jefe de inspección de telecomunicaciones en el Ministerio para la Transformación Digital, también destacó la importancia del puesto de trabajo en la transformación digital. Según él, aunque la conexión remota puede aliviar algunas de las demandas de rendimiento del equipo, ciertos puestos de trabajo pueden requerir más recursos, especialmente en áreas como la obra pública donde se necesitan programas como AutoCAD.

A preguntas de Luis Moreno, Key Account Manager en LG, Juan Carlos Rubio respondió que en el Servicio Andaluz de Salud optan por un puesto básico y utilizan el acuerdo marco para obtener los dispositivos necesarios, añadiendo Carlos Simón, subdirector general del puesto de trabajo en la Agencia Digital de Andalucía, que el acuerdo marco aún está pendiente de servicio. Según él, el acuerdo marco proporcionará un marco de trabajo para conseguir los dispositivos necesarios.

Mientras, Rafael Álvarez, responsable TIC en el CSIC Andalucía, compartió su experiencia con los benchmarks en la Administración Pública. Según él, era “absolutamente imposible comprar equipos que cubrieran” los benchmarks establecidos en los acuerdos marcos.

Sin embargo, Carlos Simón insistía en que la idea del acuerdo marco es “darle una vuelta más de cara a futuro”, sobre todo después de que “ha habido una centralización la de comparas”. Según él, el rendimiento del equipo no es tan relevante ya que todas las aplicaciones están virtualizadas. Sin embargo, reconocía que hay desafíos, especialmente en términos de necesidades especiales para ciertos roles y la variabilidad en las habilidades digitales entre los empleados.

Eva Soria, Key Account Manager IT B2B de LG, destacó la importancia de la flexibilidad y la adaptabilidad en las adminsitraciones para responder a las demandas de los trabajadores. En este sentido, señaló que los equipos portátiles ligeros y resistentes son cada vez más demandados, especialmente por aquellos que trabajan fuera de la oficina.

Teletrabajo

De hecho, Carlos Simón puso de relieve los desafíos que la movilidad presenta en cuanto a la seguridad y el rendimiento de las redes. Explicó que la Junta de Andalucía está trabajando en la implementación de una nueva red corporativa que garantice la seguridad de las comunicaciones y el acceso a los datos de los trabajadores remotos.

Mientras, Rafael Álvarez, Responsable TIC del CSIC Andalucía, enfatizó que el teletrabajo no se limita a trabajar desde casa, sino que también engloba la movilidad de los trabajadores dentro y fuera del país. Para ello, es fundamental contar con una conectividad segura y fiable que permita a los empleados acceder a la información y a los recursos que necesitan desde cualquier lugar.

Un aspecto en el que coincidió el Jefe de Inspección de Telecomunicaciones en el Ministerio para la Transformación Digital, quien destacó la importancia de la colaboración entre el sector público y privado para desarrollar soluciones tecnológicas que faciliten el trabajo remoto y garanticen la seguridad de las comunicaciones.

Para los ponentes, la movilidad, la seguridad y la conectividad son claves para el futuro del trabajo. Quienes logren adaptarse a estas nuevas realidades estarán mejor posicionadas para atraer y retener talento, y para competir en un mercado global cada vez más digitalizado.

Carlos Simón volvía en este punto a intervenir para hablar sobre la conectividad en el teletrabajo. Según él, “había una serie de grupos que han tenido tarjetas SIM cuando la conectividad wifi”, pero relataba la problemática de que es competencia de las administraciones “dotar ahora a todo el mundo una tarjeta así para un día, lo que tiene un coste muy grande”. En su caso, hablamos de 45.000 personas. “Casi todos tienen wifi en su casa, pero es un debate; hasta qué punto la organización tiene que poner los medios”, se planteaba.

José Muñoz, Jefe de inspección de telecomunicaciones en el Ministerio para la Transformación digital, añadía una reflexión sobre el teletrabajo y la conciliación,

Rafael Álvarez, Responsable TIC en el CSIC Andalucía, aportaba su visión sobre el teletrabajo, afirmando que “el concepto de teletrabajo no es el de la persona trabajando en su casa solo. Eso es solamente una parte. Para nosotros igual de teletrabajo es eso que un investigador pasa tres meses en el extranjero, u otro que viene a un congreso … El teletrabajo ha existido de siempre en el Consejo y la movilidad ha existido de siempre”, subrayaba. Tal y como comentaba, en un instituto de investigación no hay que hacer apenas nada para que haya 10 racionalidades distintas en un momento dado trabajando. “Tenemos muchísima movilidad de gente de fuera que viene y de gente de dentro que va hacia afuera, con lo cual la conectividad siempre ha sido uno de nuestros caballos de batalla”, reforzaba. Por eso, para este organismos la conectividad ha sido siempre fundamental.

Incidiendo en el teletrabajo, Carlos Simón explicó que la Agencia está trabajando en una resolución para evitar la duplicidad de equipos y permitir a los empleados trabajar de manera más eficiente desde casa aunque para Juan Carlos Rubio, Responsable de Servicios TIC en el Servicio Andaluz de Salud, “es bastante complicado una solución para todos”. Según Rubio, aunque la mayoría de los ciudadanos de España tienen acceso a Internet, la Administración debe mantener un equilibrio entre proporcionar todo lo necesario para el teletrabajo y permitir a los empleados utilizar sus propios recursos. “Yo creo que algunas veces hay que mantener un cierto equilibrio entre que la Administración toque de todo lo que se necesita, acerca de todo, y a lo mejor cubrir una parte”, afirmó.

Maria Luisa Ulgar, Coordinadora WomANDigital de la Junta de Andalucía, destacó la importancia de la infraestructura adecuada para el teletrabajo, especialmente para las mujeres. “Si la infraestructura es adecuada, si los medios son buenos, también contribuimos, como vemos en esta mesa, a que la representación de mujeres en el sector pueda ser ampliada”, dijo Ulgar.

Mientras, José Muñoz señalaba que el teletrabajo aún está en desarrollo y que aún no se ha establecido una normativa clara. “Todavía no se ha desarrollado exactamente algo como teletrabajo propiamente dicho. Está saliendo una norma para que se sepa que implica”, explicó Muñoz. Algo que para el Subdirector General del puesto de trabajo Agencia Digital de Andalucía era una buena noticia porque se mostraba convencido de que había que regular el teletrabajo. Esta declaración resalta la necesidad de establecer normas claras para el teletrabajo, una modalidad laboral que ha ganado relevancia en los últimos años.

Por su parte, Maria Luisa Ulgar, Coordinadora WomANDigital de la Junta de Andalucía, expresaba su preocupación por el modelo tradicional de trabajo. Según ella, “el modelo en el que puedes trabajar desde tu casa es efectivo si realmente trabajas por proyectos por objetivos”. Sin embargo, señalaba que “la administración todavía mantiene el modelo clásico” y que “empezamos a tener ya problemas porque en puestos físicos”.

Carlos Simón añadía que estaban “rotando los puestos como podemos”, pero también abordaba la dificultad de “mandar a una persona a su casa a teletrabajar un ratito”. Esta declaración subraya los desafíos logísticos que enfrentan las organizaciones al implementar el teletrabajo.

Maria Luisa Ulgar también compartía su experiencia personal con el teletrabajo. Según ella, “el día que trabajan muchas veces lo que hace es que no te despegas”. A pesar de los beneficios del teletrabajo, Ulgar destacaba que “mucha gente no quiere el teletrabajo todos los días”.

Juan Carlos Rubio, Responsable de Servicios TIC en el Servicio Andaluz de Salud, puso de relieve la importancia de la comunicación presencial para ciertas tareas y la necesidad de regular el teletrabajo para evitar abusos. En su opinión, las reuniones presenciales son más efectivas para la toma de decisiones y la resolución de problemas complejos, mientras que el teletrabajo puede ser más adecuado para tareas individuales que no requieren mucha interacción.

María Luisa Ulgar, Coordinadora WomANDigital de la Junta de Andalucía, destacó la flexibilidad que ofrece el teletrabajo a los empleados, especialmente a aquellos con cargas familiares o que viven en zonas alejadas de los centros de trabajo. Sin embargo, también señaló la importancia de que las empresas proporcionen la formación y las herramientas necesarias para que los trabajadores remotos puedan desempeñar sus funciones de manera eficiente.

En este sentido, José Muñoz, Jefe de Inspección de Telecomunicaciones en el Ministerio para la Transformación Digital, alertó sobre el riesgo de que el teletrabajo aumente la brecha digital entre los trabajadores con acceso a internet de alta velocidad y aquellos que no lo tienen y abogó por políticas públicas que garanticen el acceso universal a las tecnologías de la información y la comunicación.

Mientas, Rafael Álvarez, Responsable TIC del CSIC Andalucía, enfatizó que el teletrabajo no es una solución universal y que su implementación debe adaptarse a las necesidades específicas de cada sector y de cada empresa. En el caso del CSIC, por ejemplo, la investigación científica requiere de una gran cantidad de trabajo presencial en los laboratorios, mientras que otras tareas administrativas pueden realizarse de forma remota.

Carlos Simón, Subdirector General del Puesto de Trabajo de la Agencia Digital de Andalucía, concluyó el debate señalando que el teletrabajo ha llegado para quedarse y que las empresas que no se adapten a esta nueva realidad estarán en desventaja competitiva. Para ello, es necesario establecer un marco regulatorio claro y flexible que permita conciliar los intereses de las empresas y los trabajadores.

En definitiva, el debate sobre el futuro del teletrabajo puso de manifiesto la necesidad de un enfoque equilibrado que tome en cuenta las ventajas y desventajas de esta modalidad de trabajo.


Comparte la noticia