Los muros de la tecnología

arantxa herranz bytic

Siempre se dice que la tecnología no es buena ni mala per se, sino que todo depende del uso que se le dé. Como cuando Einstein participó en el desarrollo de la bomba atómica, ahora los expertos en Inteligencia Artificial debaten si se debe regular su uso y desarrollo, sobre todo viendo que las aplicaciones más perversas son las que parece que triunfan.

Algo que nos lleva al que, sin duda, es uno de los principales muros con los que se topa la tecnología: su uso por parte de los seres humanos.

De nada sirve que las administraciones públicas apuesten por la nube si, incluso para sus empleos más mundanos (como guardar archivos), los trabajadores públicos reniegan y optan por su disco duro local.

Uno de los principales muros de la tecnología lo encontramos en el uso que se realiza por parte de los humanos

De nada sirve implementar las tecnologías más robustas y eficientes en materia de seguridad si los empleados públicos se las ingenian para sortear dichas medidas y optar por una única contraseña, débil y apuntada en cualquier post-it a la vista de todos.

¿Somos las personas el eslabón más débil? Es probable. Pero tampoco carguemos todas las culpas sobre el mismo lado. Quizá las tecnologías y los responsables de administrarlas deberían tener más empatía y psicología para que el uso de estas herramientas fueran irresistibles.

Ya puedes descargar totalmente gratis el Nº8 de nuestra revista

portada

ByTIC Media