Desarrollar soluciones para la temprana detección de daños medioambientales, con la tecnología como base es el objetivo del Proyecto Emeritus, financiado por la Comisión Europea, y en el que ahora participan como socios el Ayuntamiento de Málaga, a través del Área de Seguridad, y Cifal, Centro Internacional de Formación de Autoridades y Líderes.

En Eméritus se ha reunido a ocho autoridades policiales de cinco países, cuatro expertos en seguridad, dos especialistas en formación y seis socios tecnológicos, que serán el núcleo de la plataforma. Así, en el proyecto participan un total de 23 socios, entre administraciones locales, policías, centros tecnológicos y de investigación y empresas. Las acciones se desarrollarán en las ciudades de Málaga, Turín y Atenas, además de en la frontera entre Rumanía y Moldavia.

La co-creación será la base del proyecto que busca crear un protocolo de intervención centrado en la investigación de delitos medioambientales, mediante una plataforma de geo-inteligencia.

Esta plataforma integrará varias tecnologías de vigilancia e investigación y fuentes de datos, en una única visión para apoyar a las autoridades policiales y a los responsables de la toma de decisiones.

El proyecto aprovechará la integración de tecnologías innovadoras de vigilancia y análisis, como drones, datos por satélite, sensores virtuales o datos de geo-inteligencia, y se apoyará además en un programa de formación complementario destinado a fomentar las capacidades de las autoridades encargadas de la aplicación de la normativa medioambiental.

Acto de presentación del Programa Eméritus en el Ayuntamiento de Málaga.

Estudiar las aguas de Málaga

Desde que se aprobó la adhesión al Programa Eméritus, el Ayuntamiento de Málaga está ya  trabajando a través de la Policía Local, y en coordinación con la Empresa Municipal de Agua (Emasa) y el Área de Medio Ambiente, mediante los Grupos de Informática y Protección de la Naturaleza, para analizar las zonas donde se pueden producir vertidos que dañen la calidad del agua y pongan en peligro el hábitat natural del río Guadalhorce.

Para ello, explican desde el Consistorio, se está estudiando los puntos en los que se han detectado dichos vertidos y la posible ubicación de sensores y cámaras en dichos puntos.

La formación será la parte en la que actúe Cifal Málaga que ya trabaja en el desarrollo de un programa formativo para las autoridades policiales de seguridad, centrado en la investigación y prevención de los delitos medioambientales (relacionados con los residuos), combinando aspectos teóricos y simulaciones prácticas para que los usuarios finales puedan utilizar la plataforma y las tecnologías relacionadas.

Aprobado por la Comisión Europea, el Programa Emeritus es un proyecto para luchar contra los delitos contra el medio ambiente, que, explican, pese a ser muy lucrativos, «tienen sanciones escasas y suelen ser más difíciles de detectar que otras formas más tradicionales de delincuencia organizada».

Delitos que, destacan desde el Ayuntamiento de Málaga, suponen un alto riesgo para el medio ambiente, el clima y la salud, y son muy perjudiciales para el conjunto de la sociedad.

Ya puedes descargar totalmente gratis el Nº8 de nuestra revista

portada

Suscríbete a nuestra Newsletter

ByTIC Media