Eficiencia y efectividad pero con precaución

Carlos Canitrot

Los dispositivos móviles, como ordenadores portátiles, tablets o smartphones, son cada vez más utilizados en las Administraciones Públicas para mejorar la eficiencia y productividad, ya que permiten acceder a información y aplicaciones desde cualquier lugar y en cualquier momento, lo que facilita la toma de decisiones y la colaboración en tiempo real, permitiendo trabajar de manera más flexible y estar siempre conectados. Además, los dispositivos móviles también pueden ayudar a reducir los costos de la organización, puesto que pueden reemplazar a otros dispositivos más costosos.

Sin embargo, el uso de este tipo de dispositivos también conlleva riesgos en materia de ciberseguridad debido a la mayor vulnerabilidad a amenazas cibernéticas (malware, ransomware…), y pueden ser utilizados como puerta de entrada para acceder a los sistemas de la administración.

Por lo tanto, es crucial que las Administraciones Públicas implementen medidas de seguridad adecuadas para proteger los dispositivos móviles y garantizar la confidencialidad y la integridad de la información, como la implementación de contraseñas y autenticación de dos factores, la actualización regular del software y el uso de software de seguridad. Es importante, además, que se establezcan políticas y procedimientos para gestionar los más que probables incidentes de ciberseguridad y proteger la información en caso de pérdida o robo de los diferentes dispositivos.

En resumen, el uso de dispositivos móviles en las Administraciones Públicas aporta importantes beneficios en términos de eficiencia y efectividad, pero será necesario abordar los riesgos en materia de seguridad y privacidad.

Ya puedes descargar totalmente gratis el Nº8 de nuestra revista

portada

Suscríbete a nuestra Newsletter

ByTIC Media