Blockchain, una tecnología con un gran recorrido en el Sector Público

Carlos Canitrot

Con el nacimiento del Bitcoin a finales de 2008, y de las criptomonedas en general, la tecnología Blockchain empezó a popularizarse, a pesar de haber surgido en la década de los 90. Han pasado más de 14 años, pero, aunque su uso se ha extendido, no se ha integrado aún como una tecnología madura. Básicamente, es una tecnología que sirve para mejorar la seguridad e integridad en cualquier sistema que involucre a varias partes que comparten datos. Soluciona problemas relacionados con la confianza y la seguridad online.

De cara a las Administraciones Públicas, el Blockchain permite la creación de registros inmutables y seguros mediante el uso de la criptografía y esto hace posible un grado de transparencia e integridad en los procesos muy valorable en este sector.

Ejemplos como gestionar los procesos electorales, en los que la integridad y transparencia de los votos es básico; la gestión de los contratos y las licitaciones, al permitir un registro inmutable de los documentos; o la gestión de los recursos públicos, llevando a cabo un registro verificable de la asignación y uso de los mismos; o la gestión de los impuestos, para verificar quién paga y quién no, con el objetivo de ser más eficientes en este control, son algunos de los usos de esta tecnología en las AAPP.

Aún hay mucho por desarrollar y por avanzar con esta tecnología, como herramienta muy valiosa para mejorar la transparencia y la eficiencia en la gestión de las Administraciones Públicas.

Ya puedes descargar totalmente gratis el Nº8 de nuestra revista

portada

ByTIC Media