La interoperabilidad, el auténtico reto para una gestión eficaz del dato en la Administración

El dato es el elemento sobre el que debe pivotar la digitalización de la Administración para mejorar no sólo la eficiencia y la productividad de los organismos públicos sino también para poder acercarse de una forma más efectiva y ágil a los ciudadanos.

Gestionar de forma correcta el dato se ha convertido en prácticamente una obsesión para las entidades públicas que buscan en esos datos información de valor que les permita no sólo ser más eficientes en su día a día sino también mejorar el servicio que prestan al ciudadano.

Así la inversión en tecnologías que permitan a la Administración gestionar correctamente los datos que manejan no deja de incrementarse, como explicaba Carlos Canitrot, director de Consultoría de Adjudicaciones TIC al afirmar que, por ejemplo, la inversión pública en tecnologías de analítica predictiva o Inteligencia Artificial ha alcanzado los 250 millones de euros en el primer semestre de 2022.

“El dato, su gestión y explotación, está presente en la Agenda Digital 2025 pero también en el Plan de Modernización de las Administraciones Públicas o en la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial. Sin duda, es uno de los ejes estratégicos en la digitalización de la AA.PP”, apuntaba.

Carlos Canitrot, director de Consultoría de Adjudicaciones TIC.

Pero, ¿qué debe marcar esa estrategia? ¿Cómo puede la Administración extraer todo el valor que encierran los datos que maneja? ¿Qué tecnologías son su mayor aliado y cuáles las barreras que debe aún afrontar”.

Para analizar y tratar de dar respuesta a cómo utilizar los datos de forma eficiente, ByTIC, junto con Devoteam y Qlick, organizaba un encuentro que contó con la participación de Ana Arredondo Macua, directora de la División de Tecnologías de la Información en la Oficina Española de Patentes y Marcas; Ildefonso Vera Gómez, director Innovación, Procesos y Transformación Digital de ISDEFE; Julián Hernández Vigliano, subdirector general de área TIC de Presidencia; José Arbués Bedia, director del Centro de Inteligencia Institucional de la Universidad Complutense de Madrid; Ángel Luis Sánchez García, jefe de Servicio de Apoyo a la Planificación Tecnológica (CTO) del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS); Concepción García Diéguez, responsable de Sistemas de Información de la Comunidad de Madrid; Álvaro Alonso Zorita, responsable de coordinación de proyectos de Analítica de Datos del Ministerio de Sanidad; Javier de Andrés Blasco, director TIC del Congreso de los Diputados; David Navamuel, responsable de identificación, desarrollo y gestión de Proyectos de Transformación Digital de la Administración General del Estado; David Gurumeta, Global Account Manager de Qlik; y Santiago Bernal, Regional Manager de Devoteam.

Inversiones históricas

Un encuentro en el que todos coincidían en el protagonismo que el dato tiene actualmente en la Administración Pública. “Estamos en un momento crucial y no solo por las inversiones sino también por el efecto post pandemia que ha evidenciado la necesidad de adelantar la toma de decisiones, basándonos en datos. Hemos pasado de que las organizaciones se preocuparan por cómo almacenar los datos a hoy en el que el reto principal es cómo gestionarlos, extraer su valor y acceder a ellos casi en tiempo real”, afirmaba Santiago Bernal, Regional Manager de Devoteam.

Santiago Bernal, Regional Manager de Devoteam.

Algo que recalcaba además Ángel Luis Sánchez García, jefe de Servicio de Apoyo a la Planificación Tecnológica (CTO) del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) quien apuntaba cómo, en su caso, “lo importante es que el dato este disponible en el momento adecuado ya que, de no ser así, incluso se podría poner en riesgo la vida de un ciudadano”.

Ángel Luis Sánchez García, de SERMAS.

Un desafío que no siempre es posible resolver ya que a la ingente cantidad de datos que genera y gestiona la Administración se suma una dificultad extra, su heterogénea procedencia y tipología. Así, el primer requisito es “agrupar” toda esta información para obtener un dato único que permita su posterior gestión y análisis.

Colaboración

“Nosotros damos soporte a 400 sistemas de información distintos. Es importante que logremos la interoperabilidad de los distintos sistemas de datos, que éstos hablen entre ellos… Hay una importante tarea que realizar todavía de gestión del gobierno del dato intraministerial”, apuntaba en ese sentido Álvaro Alonso Zorita, responsable de coordinación de proyectos de Analítica de Datos del Ministerio de Sanidad.

Álvaro Alonso, del Ministerio de Sanidad.

Esa necesidad de cooperación y colaboración era defendida también por José Arbués Bedia, director del Centro de Inteligencia Institucional de la Universidad Complutense de Madrid que explicaba cómo, en su organización, existen grupos de investigación diversos que generan sus propios datos por lo que es necesaria una política de colaboración entre ellos. “La tecnología para gestionar los datos y extraer el valor que tienen ya la tenemos; lo que necesitamos es cambiar la forma en la que se hacen muchas cosas”.

José Arbués, de la Universidad Complutense de Madrid.

Conseguir datos interoperables y “comunicados” entre los distintos departamentos y organismos públicos, una labor que no se presenta sencilla cómo explicaba también Javier de Andrés Blasco, director TIC del Congreso de los Diputados en gran medida por la propia mentalidad de los trabajadores públicos. “En el Congreso, por ejemplo, cada grupo parlamentario tiene su información, su lista de diputados, etc. y esto dificulta muchísimo esa visión única de los datos. Tenemos que evitar la patrimonialización de la información y eso no es un problema de tecnología, es un de problema de estrategia y cultural”.

Javier de Andrés, del Congreso de los Diputados.

Un cambio cultural necesario también para David Gurumeta, Global Account Manager de Qlik, que afirmaba que la transformación digital es una necesidad pero también la transformación cultural: “La AA.PP. hoy está muy preparada para gestionar tecnológicamente el dato pero le falta esa transformación cultural, que todos los empleados entiendan la cultura del dato y el valor que tiene”.

David Gurumeta, Global Account Manager de Qlik.

Una demanda que compartía Julián Hernández Vigliano, subdirector general de área TIC de Presidencia al recalcar que “la AA.PP es muy heterogénea pero hay algo común: debemos luchar por acabar con el Diógenes digital, los silos, ese pensamiento tan habitual de lo mío es mío e ir más allá para, entre todos, dar servicio público. Nos miramos demasiado hacia dentro” y añadía la necesidad de “crear una cultura del dato, porque lo importante no es el dato sino la información que extraes de él”.

Julián Hernández, de Presidencia.

Precisamente en este punto coincidía Concepción García Diéguez, responsable de Sistemas de Información de la Comunidad de Madrid que opinaba también que “el dato por sí mismo no vale, hay que extraer el valor para, así, convertir nuestras organizaciones en data driven para la toma de decisiones” algo que debe ir acompañado, por tanto de una estrategia del dato en la que se definan los objetivos que queremos cubrir, qué valor diferencial puedo aplicar con esos datos en mi día a día, la gobernanza de ese dato así como los mecanismos de compliance que vamos a tener”.

Concepción García Diéguez, de Comunidad de Madrid.

Seguridad del dato

La gobernanza del dato, un requisito indiscutible y al que va ligado otro igual de importante: la seguridad, tal y como ponía sobre la mesa Ildefonso Vera Gómez, director Innovación, Procesos y Transformación Digital de ISDEFE. “El ciudadano quiere saber dónde están esos datos, qué se hace con ellos y si se utilizan para lo que ellos los han entregado. Debemos ofrecer transparencia en todo el proceso, el ciudadano lo pide”, señalaba al tiempo que apuntaba cómo el nuevo Esquema Nacional de Seguridad es un paso en ese sentido ya que no solo “obliga a la AA.PP. a cumplirlo sino también a los proveedores tecnológicos de la Administración”.

Ildefonso Vera Gómez, de ISDEFE.

Y es que otro de los puntos del debate fue el papel de los proveedores TIC  en la gestión de los datos por parte de la Administración y, concretamente, el de los proveedores cloud, una de las tecnologías que más peso está tomando en el Sector Público y donde la seguridad es clave.

Así, por ejemplo, Ana Arredondo Macua, directora de la División de Tecnologías de la Información en la Oficina Española de Patentes y Marcas afirmaba que los organismos públicos “vamos a ir sí o sí hacia la nube pero antes hay que repensar muchos procesos, decidir qué puedes llevar a la nube y qué no y por supuesto tener claro que la seguridad también tienes que implementarla en la nube, no puedes dejar esa responsabilidad únicamente al proveedor”.

Ana Arredondo Macua, de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

El dato, como piedra angular de la digitalización de la Administración Pública, un viaje en el que, como conclusión, todos coincidieron en señalar que la tecnología ya existe; el reto es lograr crear una cultura del dato transversal a toda la Administración en la que los datos “hablen entre sí” para poder aprovechar realmente el valor que esconden y, con ello, la toma de decisiones y los servicios a la ciudadanía.

David Navamuel, de la Administración General del Estado.

Algo que resumía perfectamente David Navamuel, responsable de identificación, desarrollo y gestión de Proyectos de Transformación Digital de la Administración General del Estado: “¿A qué nos dedicamos? A generar servicios y bienes públicos. Y para ello necesitamos datos para la toma de decisiones pero también en el día a día, para la propia gestión administrativa. Necesitamos infraestructura sí pero también sobre todo organización y estrategia”.