Más allá de las criptomonedas, Blockchain es una tecnología capaz de generar confianza en la información y los procesos creando la trazabilidad necesaria para contribuir a la transparencia y facilitar la colaboración entre la sociedad, las empresas y, cómo no, la Administración.

A pesar de que aún estamos en los albores de su aplicación, cada vez son más los organismos públicos que están dando un paso hacia adelante desarrollando los primeros proyectos de aplicación de Blockchain.

Desde construir modelos de gobierno más abiertos, transparentes y participativos a garantizar la autenticidad de documentos, a mejorar la gestión del pago de tributos o, por qué no, a ayudar en la conservación del patrimonio cultural y artístico, cada vez son más los posibles usos que la AAPP descubre en esta tecnología.

Blockchain para proteger el patrimonio cultural

Es el caso del Ayuntamiento de Córdoba que daba el salto a Blockchain ya en el año 2021, situándose a la cabeza de tan disruptiva opción. Lo hacía para algo tan valioso como su patrimonio cultural, en este caso el que cobija el Museo Julio Romero de Torres. “Una empresa que nacía de la Universidad de Córdoba nos ofreció la posibilidad de hacer una prueba de concepto en Córdoba para acercar Blockchain al maravilloso patrimonio que tiene nuestra ciudad y aprovechar las ventajas que ofrece la misma para asegurar la titularidad del mismo. El caso de uso se aplicó al Museo Julio Romero de Torres y consistió en almacenar todos los metadatos de las distintas obras de arte físicas del museo en una Blockchain”, explica Lourdes Morales, concejala de Transformación del Consistorio.

En este caso de uso, se emitían una etiquetas certificadas por la Fabrica Nacional de la Moneda y Timbre con altas medidas de seguridad, que se asociaban a cada obra y que contenían toda la información o metadatos de la misma, “información que se almacenaba en una blockchain. Por tanto, a partir de ese momento la titularidad de la obra de arte era totalmente inhackeable y además conseguíamos tener una traza segura de lo que ocurría con la misma. De esta forma, conseguimos que el Ayuntamiento de Córdoba fuera pionero en el uso de Blockchain y el Museo Julio Romero de Torres se convirtió en el primer Museo de España que utilizaba dicha tecnología para proteger su patrimonio”, añade.

«El Museo Julio Romero de Torres se convirtió en el primer Museo de España que utilizaba dicha tecnología para proteger su patrimonio»

Los beneficios de tan innovador proyecto son muchos, según explican desde el Ayuntamiento, pero podrían resumirse en uno: seguridad. “Ha sido una experiencia que solo ha reportado beneficios. El Museo Julio Romero de Torres es un espacio emblemático y con el uso de Blockchain hemos conseguido asegurar el movimiento a exposiciones o posibles préstamos de las obras de dicho museo. La tecnología Blockchain por su propia estructura a modo «de bloques» hace imposible hackear la información que en la misma se almacena, por ello nos pareció muy interesante proteger la titularidad de obras de tanto valor para Córdoba a través de dicha tecnología. Otra ventaja muy importante es poder tener una traza segura cada vez que se mueve la obra, y conseguir de esa forma tener un control seguro en movimientos a exposiciones de las mismas”, explica Lourdes Morales.

Ese éxito ha hecho que el Ayuntamiento cordobés haya decidido ampliar y aplicar la prueba de concepto que se hizo con Blockchain en el Museo Julio Romero de Torres a todo el patrimonio de la ciudad, un proyecto que ya ha comenzado a andar.

La transparencia en los procesos de compra

Pionero también en el uso de Blockchain es el madrileño Ayuntamiento de Las Rozas que, también en 2021, lanzaba, con dicha tecnología como una de sus bases, la primera convocatoria de Consultas Preliminares al Mercado dentro del marco del proceso de Compra Pública de Innovación. “Para poder establecer un diálogo trazable y seguro con el mercado optamos por una solución de formulario web basado en tecnología blockchain que garantizaba la inmutabilidad y transparencia en el proceso de intercambio de información con las entidades innovadoras participantes en las consultas. El objetivo fue salvaguardar los principios recogidos en la Ley de Contratos del Sector Público mediante una solución tecnológica que cubriera las carencias procedimentales e informáticas existentes en la plataforma de contratación del estado”, detalla José de la Uz, alcalde de Las Rozas y presidente de Las Rozas Innova.

Una iniciativa que de muestra de la apuesta del consistorio madrileño por la tecnología Blockchain. “Tenemos el firme compromiso de impulsar la innovación para hacer frente a los retos de las ciudades como la nuestra, por ello ofrecemos Las Rozas como espacio de pruebas y para la implementación de soluciones innovadoras, como el blockchain. A través de Las Rozas Innova, Empresa Municipal de Innovación, estamos identificando ideas y proyectos basados en esta tecnología para poder probarlos y aplicarlos. En este tiempo nos hemos centrado en buscar, a través de retos y consultas al mercado, soluciones para el ámbito de la administración electrónica, de la energía y para mejorar los servicios públicos en su combinación con Internet de las Cosas (IoT)”, añade José de la Uz.

«Esta tecnología ofrece seguridad y trazabilidad y es lo que buscamos en muchos de los procesos y acciones que desarrollamos en Las Rozas»

Y, al igual que en el caso de Córdoba, la seguridad y la transparencia son las principales “bondades” que desde Las Rozas destacan de su apuesta por Blockchain. “Esta tecnología ofrece seguridad y trazabilidad y es lo que buscamos en muchos de los procesos y acciones que desarrollamos en Las Rozas. La solución que implementamos en la Consulta Preliminar al Mercado tiene como fundamento el guardado de formularios de manera segura, con sistema de autoguardado y recuperación de formularios no completados para continuar rellenándolo por donde el usuario lo dejó.

También incluye otras funcionalidades como la generación de un PDF con los datos que se incluyen en el formulario y el envío de un email al usuario con este PDF adjunto. Este email contiene los datos que se han rellenado en el formulario e indica que el formulario se ha completado y se ha entregado correctamente. Cada vez que se completa un formulario y es enviado, se genera una nueva fila en un archivo xls, el cual contiene todos los formularios existentes completados. Por último y no menos importante, se genera un hash del formulario y se guarda en Blockchain para asegurar la integridad de los datos y que nadie ha modificado el formulario del usuario. Esto mismo lo puede comprobar el usuario al recibir el email. Suponiendo que un desarrollador malintencionado modificase los datos de un formulario, el hash de Blockchain no sería el mismo y podríamos detectar este tipo de incidencias. En el caso de una Consulta Preliminar de Mercado, en la que se trata con propuestas de índole innovador, la protección de la información cobra una importancia máxima, ya que evita vulnerar los derechos de propiedad industrial e intelectual”, afirma el alcalde de Las Rozas.

Y de nuevo el éxito de acciones como esta ya ha llevado al consistorio a seguir apostando por Blockchain como, por ejemplo, en el proyecto piloto que se está realizando en el municipio con Blockchain para ensayar el reparto seguro del excedente de energía solar de distintos hogares. “Este piloto en el que participan los vecinos de Las Rozas lo está llevando a cabo la startup Solarmente con el apoyo de Las Rozas Innova y es parte del premio que obtuvo la startup al ganar la primera edición del Reto Blockchain de Las Rozas Innova y Alastria, con la que colaboramos desde 2021 para el desarrollo y difusión de la tecnología Blockchain y con la que ya hemos realizado dos retos y dos jornadas de difusión con gran impacto”, destaca José de la Uz.

Mejora en la prestación de los servicios

Y es que son cada día más los organismos públicos que comienzan a investigar las posibilidades que Blockchain les ofrece. “Las posibilidades que ofrece esta tecnología para la mejora en la prestación de servicios públicos y, en general, para replantear el modelo de tratamiento de la información y la automatización de procedimientos, supone un cambio disruptivo, y abre un abanico de posibilidades que el sector público debe aprovechar”, asegura Alejandro Rodríguez Cáceres, director Digital Administration de Ibermática an Ayesa Company. 

«Las posibilidades de Blockchain para la mejora en la prestación de servicios públicos, replantear el modelo de tratamiento de la información y la automatización de procedimientos, supone un cambio disruptivo»

“En concreto, donde esta tecnología más está cambiando las reglas del juego es en la confianza que genera su forma de operar, ya que permite que los cambios de información sean transparentes y se modifiquen con total integridad. En este sentido, los ciudadanos quieren un acceso fácil y personalizado a los servicios y experiencias que les prestan los gobiernos, que a su vez deben ser transparentes y honestos en sus gestiones, además de ser imparciales, inclusivos, abiertos y accesibles, en todo momento. Algo para lo que Blockchain se erige como una herramienta perfecta. Beneficios como la mayor trazabilidad de las actuaciones, la prevención del fraude, y la seguridad de la información y los datos vía encriptación, son totalmente aplicables a la gestión de las administraciones. Además, ayuda al proceso de digitalización y reduce el riesgo operacional, facilitando una infraestructura descentralizada y altamente eficiente, capaz de garantizar la privacidad, el cumplimiento normativo y el intercambio de datos optimizado, reduciendo a la vez la burocracia y la corrupción”, añade Rodríguez Cáceres.

Algo en lo que coinciden desde Vass al destacar la utilidad de Blockchain para las Administraciones Públicas por ser una tecnología de gran utilidad para ofrecer transparencia, inmutabilidad y descentralización.

Así, José Luis Perán, Head of Delivery&Innovation Manager en VASS, apunta que “la blockchain permite la creación de registros inmutables que pueden ser consultados por cualquier persona. Esto podría utilizarse para aumentar la transparencia en la gestión de recursos públicos, ya que cualquier persona podría acceder a estos registros y comprobar cómo se han utilizado los fondos”.

En cuento a la inmutabilidad, Perán señala que “una vez que se registra algo en Blockchain, no puede ser modificado o eliminado. Esto podría utilizarse para garantizar la integridad de los datos y evitar la manipulación de información por parte de terceros”.

Además, afirma, “Blockchain es una red descentralizada, lo que significa que no depende de una autoridad central para su funcionamiento. Esto podría utilizarse para eliminar la necesidad de intermediarios en la realización de transacciones, lo que podría reducir los costos y aumentar la eficiencia en la gestión de procesos públicos. También podría utilizarse para gestionar la identidad digital de las personas. Esto podría simplificar el proceso de verificación de identidad y reducir los costos asociados a la gestión de documentos en papel”.

Talento o falta de regulación, los obstáculos

Múltiples ventajas y casos de uso de los que, como veíamos, el Sector Público cada vez es más consciente. “Le permite mejorar en transparencia, agilidad, relación con el ciudadano, reducción de trámites burocráticos, seguridad… y un largo etcétera, y seguro que va a invertir en ella”, recalca desde Ibermática an Ayesa Company, Alejandro Rodríguez Cáceres.

Eso sí, la velocidad de adopción de Blockchain por parte de los organismos públicos es menor que la del sector privado, explican: “La apuesta por Blockchain ha ido más lenta de lo que se preveía cuando empezó a ponerse de moda esta tecnología. Desde entonces se han descartado muchos de los escenarios donde al principio se proponía aplicarla. Tras el análisis inicial no aportaba beneficios claros, a veces implicaba más complejidad de la que resolvía, tanto tecnológica como operativamente o de gobierno entre los actores involucrados. En otros casos se requería una madurez tecnológica que no existía todavía. O directamente no tenía sentido aplicar Blockchain.

«Blockchain podría simplificar el proceso de verificación de identidad y reducir los costos asociados a la gestión de documentos en papel»

Sin embargo, como decimos, hay otros muchos proyectos donde tiene sentido, especialmente en procesos complejos con múltiples actores. Donde hay intermediarios por falta de confianza en la información generada por terceros o existen intereses contrapuestos”.

Una apuesta creciente pero que aún tiene algunos desafíos que salvar. Por ejemplo, desde el Ayuntamiento de Córdoba, Lourdes Morales, señala cómo en su experiencia con Blockchain ha sido gestionar el cambio que implica la adopción de dicha tecnología: “Lo más complicado en cualquier organización es la gestión del cambio, y es que lo más difícil no es el reto tecnológico que, desde luego no es pequeño, sino el cambio cultural y conseguir que nadie se quede atrás en este cambio. La tecnología Blockchain es complicada de entender pero a través de casos de uso accesibles como el que hemos puesto en marcha en el museo de Córdoba, hemos conseguido que se valoren los beneficios del uso de dicha tecnología”.

En el caso del Ayuntamiento de Las Rozas, José de la Uz, apunta cómo los principales obstáculos que están encontrando son los económicos: “Desde el punto de vista de la Administración pública, como implantador de soluciones Blockchain no existen obstáculos técnicos ni de interoperabilidad. Una solución con una arquitectura basada en microservicios facilita la integración con soluciones preexistentes en el Ayuntamiento. El mayor handicap al que nos enfrentamos actualmente para su aplicación es el elevado coste de mantenimiento que supone, lo que le hace que, si bien funcionalmente es una tecnología de gran provecho, operativamente puede ser sustituida por otras alternativas, quizás no tan disruptivas ni potentes cualitativamente, pero sí suficientemente válidas cuando en términos económicos significan un impacto económico mucho menor”.

Unos obstáculos que también se apuntan desde Vass. “Existen varias barreras que pueden dificultar la adopción más amplia de la tecnología blockchain en el sector público. Algunas son la falta de conocimiento y de una comprensión generalizada sobre cómo funciona y qué beneficios puede ofrecer, particularmente en el sector público”.

A estos desafíos, José Luis Perán, añade, entre otros, la falta de talento, los problemas de escalabilidad, las “dudas sobre su seguridad, ya que puede ser vulnerable a ataques cibernéticos y a otros problemas de seguridad, algo que puede dificultar la adopción de la tecnología blockchain en el sector público, especialmente en áreas sensibles como la gestión de datos personales o la gestión de fondos públicos; y los problemas regulatorios, ya que la regulación de la tecnología blockchain todavía es incierta en muchos países y puede haber problemas para establecer un marco regulatorio adecuado. Ya se ha aprobado en la Unión Europea el borrador definitivo de la que va a ser la normativa MiCA que regulará y dará confianza en la aplicación de la tecnología y esperemos que sirva para disparar el uso de Blockchain en el sector público”.

Por su parte, el director Digital Administration de Ibermática an Ayesa Company también apunta algunos pasos necesarios para que, realmente, la adopción de esta tecnología pueda ser mayor entre los organismos públicos. “Se deben consolidar las soluciones PaaS que hagan sencillo el uso de Blockchain para su integración rápida y sencilla en las empresas. También deben hacerlo las soluciones de “segunda capa” (Layer 2) que permitan incrementar el rendimiento de las redes actuales. Hay que desarrollar soluciones de interoperabilidad entre redes, para conectar y extender los servicios y evitar silos. Asimismo, hay que impulsar la combinación de tecnologías para aportar el mayor valor al negocio, así como la identidad digital apoyada en tecnologías de registro distribuido, donde España está siendo uno de los países más punteros. También sería importante el desarrollo de nuevos modelos de negocio basados en tokenización”.

Sin duda, aún es largo el camino para que Blockchain sea una tecnología “habitual” en la Administración Pública. Sin embargo, todo apunta a que sus potenciales “bondades” como la transparencia o la inmutabilidad podrían hacer que cada vez sean más los organismos públicos que se sumen a la “cadena de bloques” para garantizar la seguridad de sus procesos y servicios públicos.

Ya puedes descargar totalmente gratis el Nº8 de nuestra revista

portada

Suscríbete a nuestra Newsletter

ByTIC Media