Xavier Milà, director del CTTI, el Centro de Telecomunicaciones y TI de la Generalitat de Cataluña

“La transformación digital no trata solamente de tecnología, sino de cómo la podemos aplicar para que genere valor”

Xavier Milà dirige el CTTI, la empresa pública que integra todos los servicios TIC de la Generalitat de Cataluña o, cómo él mismo explica, “el responsable de diseñar, construir, coordinar y desplegar proyectos tecnológicos para proveer de soluciones transversales y adaptadas a las necesidades de los departamentos y diferentes organismos de la administración pública catalana”.

Una labor estratégica y en la que Milà se apoya en tecnologías como la nube, la Inteligencia Artificial o la apificación, con desarrollos cruciales como el proyecto de creación y despliegue de centros de conocimiento. Pero, como afirma Milà, la transformación que estamos viviendo no trata solamente de tecnología, sino de cómo la podemos aplicar para que genere valor. “Debemos ser los facilitadores del cambio, dinamizar las reticencias y encontrar el equilibrio de la hibridación sin perder la proximidad”, asegura.

¿Qué es el CTTI y cómo se gestiona a nivel TI?

El CTTI se ha consolidado como un centro de referencia en la prestación, gestión y gobernanza de las TIC. Por este motivo, ahora buscamos dar un paso más allá y nos hemos propuesto como misión acompañar a la Generalitat de Catalunya en su proceso de transformación digital.

Todo esto lo hace asumiendo la responsabilidad de integrar y poner a disposición de los departamentos y organismos la tecnología que ofrece la industria, así como la innovación generada desde el propio tejido empresarial catalán. Esta responsabilidad se extiende a las tecnologías que se despliegan, por ejemplo, tanto en los espacios de trabajo del empleado público como en los sistemas de información que éste utiliza diariamente.

Toda esta infraestructura está gestionada gracias a las capacidades técnicas y tecnológicas que tenemos a nuestra disposición. De esta forma, el CTTI gobierna y dirige las TIC, definiendo las líneas estratégicas de evolución, las normas, los procedimientos y los estándares tecnológicos y de seguridad que garantizan el uso de los servicios TIC por parte de los usuarios de los departamentos y organismos.

Para gobernar y garantizar el servicio, contamos con una organización capilar con una estructura central que marca las directrices y el despliegue del ciclo de vida de los servicios TIC, asegurando su evolución y correcto funcionamiento. Además, como parte de su estructura, el CTTI cuenta con un equipo en cada uno de los departamentos y organismos para acompañarlos en su proceso de transformación digital, y promover un acompañamiento cercano al usuario que asegure la facilidad de uso y mejora de los servicios prestados.

«La colaboración público-privada nos permite conseguir, de forma rápida, un modelo sostenible, creador de riqueza y con un tejido empresarial competitivo»

Dado el elevado volumen de los servicios TIC que presta el CTTI, disponemos adicionalmente de contratos de externalización, especializados por tipo de servicio, que realizan la gestión operativa diaria. Además, para asegurar la calidad y disponibilidad de los servicios TIC, el CTTI dispone de un Centro de Control desde el que se realiza una supervisión 24×7 de los mismos. Nuestro modelo se inspira en los países anglosajones, adaptándolos a la realidad catalana. La colaboración público-privada nos permite conseguir, de forma rápida, un modelo sostenible, creador de riqueza y con un tejido empresarial competitivo.

La nube híbrida

-Cloud, hiperconvergencia, movilidad… ¿Cuáles son las tecnologías que marcan el futuro (o el presente) del CTTI? 

Para asegurar el despliegue de los modelos de transformación digital de los departamentos y organismos de la Generalitat de Catalunya, el CTTI pone a su disposición tecnología que permite incorporar la Inteligencia Artificial en sus procesos de gestión, así como la compartición y reutilización de servicios digitales mediante su apificación. También se encarga de establecer un modelo de gobierno del dato, que ayuda a los diferentes departamentos a localizar fácilmente los conjuntos de datos disponibles en la Administración para su tratamiento y análisis, a fin de incrementar la proactividad de los servicios digitales ofrecidos por la Generalitat.

En el despliegue de todas estas capacidades, el CTTI utiliza infraestructuras multi-nube híbrida, asegurando así, no sólo el acceso ágil a tecnologías innovadoras, sino también a una escalabilidad y flexibilidad de cambio que requieren los usuarios, siempre manteniendo los niveles de seguridad y compliance definidos por la normativa vigente.

-La transformación digital en la que nos encontramos inmersos como sociedad no es ajena a la AA.PP. y a empresas como el CTTI. ¿Qué proyectos tiene en ese sentido?

Para acompañar a la Generalitat en su proceso de transformación, el CTTI, por un lado, desarrolla nuevos servicios y soluciones como la definición y despliegue de planes de transformación digital; la aplicación de metodologías y técnicas UX en el diseño de servicios digitales; la implantación de metodologías de agilidad, de capacitación digital y de entornos colaborativos; la incorporación de la analítica avanzada, y el despliegue de nuevas tecnologías.

Y, por otro lado, el CTTI está llevando a cabo su propio proceso de transformación digital, concretado en un plan que impacta en uno o varios de los ámbitos que son necesarios para conseguir una transformación digital completa: las personas, los procesos, el dato y la tecnología. Entre los proyectos que estamos llevando a cabo, son relevantes los relacionados con las nuevas formas de trabajo; los espacios y la experiencia del usuario. 

Cabe destacar el proyecto de creación y despliegue de centros de conocimiento, un primer paso hacia una organización en red, de liderazgo colaborativo y agilidad en los procesos y la gestión de proyectos. Estos centros de conocimiento estarán formados por perfiles de estructuras orgánicas y funcionales diferentes, se organizarán de forma autónoma y fomentarán la compartición del conocimiento y la corresponsabilidad.

Talento y capacitación

-Para esa transformación es básica la formación en tecnología de los propios empleados de empresas públicas como el CTTI. ¿Hay suficiente talento digital en la AAPP? Y de no ser así ¿cómo cree que podría atraerlo la empresa pública?

Los procesos de digitalización y transformación digital que estamos viviendo han aumentado la demanda de talento con capacidades digitales y tecnológicas. A pesar de que cada vez hay más profesionales de este tipo –en 2021, Cataluña contaba con aproximadamente 100.000 profesionales, según datos del último informe Digital Talent Overview-, hay una escasez general de perfiles digitales. Es un hecho que se da en todos los sectores, no es exclusivo de las Administraciones Públicas.

Pero es necesario puntualizar que, para conseguir transformarnos digitalmente, no tenemos que pensar en un perfil puramente tecnológico, de hecho, el perfil que debemos buscar es uno con conocimientos digitales, pero que también sepa de disciplinas sociales.

Se trata de un perfil transversal que sea capaz de aportar valor disruptivo. Y es que el valor de las nuevas profesiones digitales es entender más allá de las matemáticas, física y tecnología, tenemos que ir hacia un entorno social y colaborativo. La tecnología es el driver facilitador de la transformación, pero no todo depende de la técnica o el dispositivo, sino de cómo se aplica y qué beneficio aporta.

Para las Administraciones Públicas resulta complejo competir salarialmente con las empresas privadas, pero hay otros aspectos a tener en cuenta a la hora de atraer talento, como transmitir el valor que aporta nuestro trabajo a la ciudadanía, la relevancia de los proyectos que llevamos a cabo, y otras condiciones como el teletrabajo o la flexibilidad horaria. Todo esto sin olvidar la importancia de invertir en la formación de los profesionales del Sector Público para seguir potenciando sus habilidades.

Como responsable de una empresa pública de tecnología telecomunicaciones, ¿cree que, a raíz de la pandemia, se da un mayor valor a la tecnología y, como consecuencia a los responsables de TI?  

La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de la tecnología para la sociedad, tanto en las Administraciones Públicas como en las empresas privadas. En nuestro caso, tuvimos que responder a las necesidades relacionadas con salud, educación, teletrabajo, entre muchas otras. Pusimos en marcha herramientas tecnológicas y soluciones que se pudieran usar en remoto y permitieran a los ciudadanos acceder a los servicios básicos desde cualquier sitio, y eso fue posible gracias a la tecnología.

Nos estamos convirtiendo en una sociedad cada vez más digital, por lo que todos estos cambios han venido para quedarse, y no volveremos totalmente a los hábitos anteriores. En consecuencia, el camino que nos tenemos que plantear es el de continuar avanzando hacia la transformación digital, que no trata solamente de tecnología, sino en cómo la podemos aplicar para que genere valor. Debemos ser los facilitadores del cambio, dinamizar las reticencias y encontrar el equilibrio de la hibridación sin perder la proximidad.

«El verdadero motor de la transformación de la Administración pública no es la aplicación de determinadas tecnologías, sino las personas que forman parte de ella»

Soy consciente de que ess una pregunta compleja pero ¿qué considera imprescindible para que la estrategia que, como país, tenemos en cuanto a transformación digital, sea un éxito?

En cuanto a la transformación digital de una Administración Pública, los puntos clave son, en primer lugar, liderazgo y cambio cultural. El verdadero motor de la transformación de la Administración pública no es la aplicación de determinadas tecnologías, sino las personas que forman parte de ella. Por lo tanto, es necesario que los trabajadores públicos se comprometan con el cambio cultural y organizativo que implica esta transformación y, por otro lado, que aquellos encargados de liderar sean capaces de causar impacto, inspirar y acompañar a las personas a lo largo de este proceso de cambio.

En segundo lugar, servicios centrados en la ciudadanía. Hace falta repensar los servicios públicos para superar las limitaciones que impiden prestar un mejor servicio a los ciudadanos, impulsando el cambio de la digitalización (substitución de documentos en papel por documentos electrónicos) hacia la transformación digital (cambio de paradigma sin condicionantes físicos) y, de esta manera, ser capaces de ofrecer servicios digitales ágiles, comprensibles, personalizados y proactivos.

Y por último pero igual de importante, la orientación a los datos. Los datos tienen que ser el eje principal de los procesos, estrategias y toma de decisiones de nuestra Administración. El uso eficiente de la información nos debe permitir conocer y atender mejor a los ciudadanos mediante la personalización y mejora proactiva de los servicios que les ofrecemos.

Ya puedes descargar totalmente gratis el Nº8 de nuestra revista

portada

Suscríbete a nuestra Newsletter

ByTIC Media