Francisco J. Ridruejo, responsable de Ciudad Inteligente y Modernización Tecnológica del Ayuntamiento de Logroño

“Se echa en falta que la tecnología sea adaptable y pueda personalizarse a las necesidades de cada entidad”

Gestionar la ingente cantidad de datos que el Ayuntamiento de Logroño genera y recibe es su principal desafío. Tecnologías como la nube sabe que pueden ayudarle pero echa en falta soluciones que realmente se adapten a las necesidades de un organismo como el suyo.

Francisco Javier Ridruejo Pérez, responsable de Ciudad Inteligente – Modernización Tecnológica del Ayuntamiento de Logroño nos explica los desafíos a los que se enfrenta para adquirir, depurar, operar, securizar, almacenar y convertir en inteligencia los datos que maneja el consistorio.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta su departamento? ¿Por qué?

La implementación simultánea de diferentes proyectos aprobados en los fondos PRTR y que nos proporcionarán una mayor información de los procesos que hacemos, de lo que sucede en la ciudad y de las infraestructuras que operamos. Todo ello va a derivar en una ingesta enorme de datos simultáneos que tendremos que poder adquirir, depurar, operar, securizar, almacenar y convertir en inteligencia a una velocidad que choca con los procesos administrativos habituales de las AA.PP.

Actualmente muy pocas organizaciones públicas y privadas están preparadas para realizar una gestión tan profunda de los datos de tantas fuentes y orígenes distintos como los de un ayuntamiento de más de 150.000 habitantes. Son datos que vienen en lotes, en streaming, datos multimedia, de sensores, de sistemas legacy, de procesos administrativos, de redes sociales de web y de fuentes y sistemas de todo tipo que pueden proporcionar inteligencia sobre el funcionamiento de nuestras organizaciones de lo que pasa en la ciudad y de cómo se gestionan los servicios públicos que proveemos.

Los proyectos que estamos poniendo en marcha y terminando de definir ahora mismo desde el Ayuntamiento de Logroño suponen un salto de varias décadas en cosa de dos años, en una Administración Pública que se ciñe a una serie de normativas rígidas y no pensadas para la agilidad que requieren los proyectos de innovación sobre todo basados en TIC.

Todo ello con la misma plantilla escasa que tienen los departamentos TIC de organizaciones como la nuestra y una ley de contratos del sector público que impone unos ritmos poco ligeros.

Además, la tecnología llega cada vez más deprisa, como el Edge Computing o la Inteligencia Artificial, y apenas estamos comprendiendo las ventajas que nos puede aportar y los casos de uso que podemos implementar en nuestra organización. Es por ello que redes como la Red Española de Ciudades Inteligentes son tan importantes, como intercambiadores de experiencias de éxito y fracaso, en las que nos intercambiamos información de todo tipo, para ayudarnos en la implementación de tecnologías disruptoras o ya clásicas que aún no hemos implementado.

Nube híbrida

¿Ha implementado la nube? ¿Qué ventajas y desventajas le ha proporcionado?

Estamos en ello pero como AA.PP. somos bastante conservadores; estamos implementando una nube híbrida, comunicando y haciendo repartos de carga entre nuestra infraestructura física y la de la nube teniendo en cuenta el tipo de carga, el origen de sus peticiones y el tipo de cómputo a realizar si lleva por ejemplo GPU, o si es una solicitud administrativa a un aplicativo legacy, que hemos virtualizado o aún no.

Como he dicho, es aún pronto para ver las ventajas pero es de suponer que son grandes: una mayor sencillez en la administración de sistemas, una mejora en la gestión de los consumos eléctricos y del uso de los sistemas de cómputo, y un ahorro de costes importante (infraestructura, licencias, personal) frente a tenerla totalmente onsite.

En un futuro cercano esperamos llevar todo a la nube, a una privada por el momento, una vez todo funcione y nos sintamos cómodos con el modelo, el retorno del servicio cuando haya cambio de proveedor y en la operación diaria, y nos suponga una mayor, o al menos igual disponibilidad de la que tenemos ahora en una infraestructura controlada totalmente por nosotros con personal propio.

Sede del Ayuntamiento de Logroño.

¿Cloud híbrida, pública o privada? ¿Qué modelo es el que considera más adecuado?

En estos momentos como hemos comentado la cloud híbrida; no podemos dar el salto al vacío y llevarlo a la pública porque aún disponemos de muchas aplicaciones y sistemas legacy, algunos no virtualizables y muchas aplicaciones que necesitan ser reescritas para poder funcionar en estos sistemas.

Una vez consigamos migrar las aplicaciones anteriores y dominemos y nos sintamos seguros en el modelo híbrido podremos dar el salto a una nube pública, pero aún no tenemos claro si nos conviene, es algo que tenemos que considerar seriamente, sobre todo por el cambio entre nubes públicas.

En la Red Española de Ciudades Inteligentes formamos parte de la Junta Directiva de Gaia-X, y se supone que las implementaciones de las federaciones de datos y cloud de Gaia-X vienen entre otros a solventar los problemas de migración entre nubes y a ofrecer mercados abiertos de aplicaciones y infraestructuras digitales de cómputo.

En cuanto al dato, ¿tiene una estrategia de gestión y análisis?

Pues no, lo hemos considerado varias veces pero en el pasado hemos sufrido de parálisis por análisis y pagado consultoría por planes de muchos tipos que luego con el día a día o la financiación que no llegaba no se podían poner en marcha.

En este momento, nos pasa justo lo contrario y es que llegan los fondos PRTR y cuando sacas los planes del cajón se han quedado todos desfasados y la tecnología ha dado dos vueltas, aunque la base a veces sigue siendo válida. En esta tesitura hemos optado por aprovechar el momento e implementar los proyectos que tenemos en mente, y que incluso habíamos soñado y los hemos traspasado a propuestas que hemos tenido la suerte de ser financiadas por tener una gran calidad. Es por ello que aunque no tenemos una estrategia desarrollada ad-hoc; sin embargo hemos puesto en marcha muchos proyectos que llevan tiempo en nuestras mentes y otros que nos han inspirado miembros de RECI.

Una correcta estrategia del dato

¿Qué cree necesario implementar para llevar una analítica de datos correcta?

Recomiendo a los municipios a que hagan una estrategia de análisis de los datos de que disponen, que a veces no está tan claro, pero siempre pueden hacer ese análisis en el marco de alguno de los proyectos que implementen, sobre todo si es de amplio espectro y afecta a múltiples áreas como el proyecto que estamos implementando de administración electrónica.

De hecho, en cuanto a proyectos se refiere, podemos establecer esos análisis en cualquier tipo de proyecto, si lo definimos bien. Así pretendemos hacerlo nosotros, sin una estrategia per-se, pero definiendo el análisis de los datos en todos los proyectos que realizamos, sean de movilidad, de IT, de seguridad, comercio, turismo, logística de última milla, de smart cities, de espacios de datos, de seguridad física, de gemelo digital y otros.

¿Le proporciona el mercado las tecnologías suficientes para llevar a cabo una correcta estrategia de análisis de datos? ¿Qué echa en falta?

En principio sí, hay tecnologías muy potentes. pero digo en principio porque hay muchas que son difíciles de usar para una AA.PP. como la nuestra, con una plantilla media de 54 años, con unos procesos muy definidos y estrictos, y sujetos a un control riguroso. Además, como Administración Pública tenemos siempre el miedo de quedar “atados”, a una tecnología determinada, que luego en un determinado momento puede suponernos quedar estancados por todo el trabajo invertido y la dificultad de migrar a una solución moderna con los años. Es por ello que cada vez se apuesta más en las AA.PP. por tecnologías abiertas que nos permitan migraciones o al menos disponibilidad de distintos integradores que puedan conocer en profundidad el producto y migrar a otras soluciones.

La sencillez en el uso es clave dado el tipo de usuarios que lo van a manejar; la experiencia de usuario y su adaptabilidad; la disponibilidad de alternativas abiertas; la sencillez de administración; el retorno de inversión; el coste de operación; el precio de licenciamiento; la capacidad de integración con herramientas de terceros; todos ellos son esenciales también.

Además, se echa en falta que la tecnología sea adaptable; esto es que pueda personalizarse a las necesidades de la entidad incluso aunque haga falta un desarrollo ad-hoc.

Es aquí como distribuciones basadas en Open Source recién salidas como Graphenus empiezan a incorporar características avanzadas out-of-the-box como análítica, Machine Learning, agregación de componentes al estilo plug & play; ofreciendo soluciones a las AAPP que no las aten y sean flexibles y puedan ser combinadas con el uso de las más reconocidas e implementadas como Cloudera.

Soluciones Adaptadas, la propuesta de Cloudera

Para resolver la problemática en torno a la gestión y el tratamiento de los datos en las Administraciones Públicas, incluyendo el envejecimiento de los sistemas heredados, el fraude y los ciberataques paralizantes, las soluciones tecnológicas de Cloudera abordan estos retos simplificando la adquisición y entrega de datos, al tiempo que proporcionan a los líderes del sector público los conocimientos que necesitan para servir a sus ciudadanos.

La compañía, tiene en PUE a su partner estratégico para las AAPP, estatales, autonómicas y locales, con el fin de apoyar la seguridad de los datos modernizando las arquitecturas de datos a través de cualquier plataforma, además de cumplir con la máxima de zero-trust relacionada con el flujo de datos.

Ya puedes descargar totalmente gratis el Nº8 de nuestra revista

portada

Suscríbete a nuestra Newsletter

ByTIC Media