Vísteme despacio que tengo prisa

Los fondos europeos son, sin duda, una de las mayores oportunidades que tiene España (y ha tenido) para realmente convertirse en la economía digital que debe y puede ser.

Fondos que no sólo lograrán digitalizar la propia Administración sino impulsar tecnologías como 5G, reforzar la seguridad de nuestros datos, incrementar la competitividad de pymes y autónomos o mejorar los servicios ciudadanos.

Sin embargo, no es ni uno ni dos los expertos en innovación y tecnología que repiten el mismo tantra en cualquier foro al que acudo: “Y después, ¿qué?”.

Tal proceso de digitalización y transformación como el que estamos iniciando no es baladí y requiere de una estrategia clara, con plazos, objetivos y, sobre todo, finalidad clara.

No podemos perder de vista el largo plazo o al menos, el medio, tan necesario en todo en la vida. Si acogemos dichos fondos con presura, seguramente los resultados de esta inyección económica no sean tan exitosos como debieran.

Es necesario implementar políticas que miren más allá de 3 años, aprovechar el momento sí pero mirando en el mañana. Formación digital, capacitación laboral, accesibilidad, ética, conectividad a las Españas no conectadas que aún las hay….

Esos deben ser los mantras que dirijan tan ansiada oportunidad. Si no lo hacemos, de nada servirá tanto esfuerzo y no menos dinero.

Ya puedes descargar totalmente gratis el Nº8 de nuestra revista

Revista número 8 de ByTIC: ¿Qué aporta la tecnología 5G a la Administración Pública?

ByTIC Media